Aclarando mitos para bajar de peso.

Home / sistemma / Aclarando mitos para bajar de peso.

Aclarando mitos para bajar de peso.

La mayoría de nosotros ha intentado perder peso por lo menos una vez en su vida, ya sea porque te querías sentir más cómodo en la boda de tu prima o porque el doctor te lo recomendó, y lo más probable es que en esos intentos hayan surgido dudas y tomaras ciertas actitudes hacia los alimentos, que no ayudan a bajar de peso ni a mantenerte saludable. Es hora de aclarar algunos de esos mitos.
  1. Los kilogramos que pesas, no son tan importantes. Es muy común que cuando estamos en un régimen de alimentación, nos subamos a la báscula constantemente y nos sentimos presionados por el resultado, sin embargo en esos momentos olvidamos que hay otros factores que influyen en nuestro peso. Por ejemplo: las mujeres tenemos ciclos hormonales y en ciertas etapas podemos retener líquidos e inflamarnos, haciendo que pesemos igual o más que antes, a pesar de haber perdido grasa; los huesos, órganos y ropa, también pesan y se van a reflejar en los kg de la báscula. La masa muscular es compacta pero pesada, mientras que la masa grasa ocupa espacio y no pesa tanto, por eso a veces podemos bajar mucho en medidas y poco en peso.
Cuando bajamos muchos kilos en pocos días o semanas, significa que perdimos mucha masa muscular o mucha agua, pero la grasa se mantiene ahí, debido a que esta no se elimina en tan poco tiempo, provocando el famoso rebote. Por último, es importante recordar que todos somos únicos, por lo que no podemos compararnos con el resto.
  1. Eliminar carbohidratos o grasas. Frecuentemente en las dietas de moda, se quita algún nutriente y con esto poder ver resultados más rápidos, lo que puede ocasionar ciertos malestares, como dolores de cabeza, estómago, náuseas, etc. además de evitar una buena nutrición. Cuando nosotros quitamos algún nutriente, por ejemplo, grasa, tendemos a compensar esa falta con otro nutriente, como carbohidratos o azucares, creando un desequilibrio en el cuerpo. Además, estas dietas no nos enseñan buenos hábitos y tendemos a crear ansiedad hacia algunos alimentos, por lo que cuando terminamos esa dieta, comemos todo lo que no comimos y dando de nuevo el rebote. Lo más recomendable es mantener un equilibrio entre el consumo de proteínas, grasas y carbohidratos.
  2. Saltarse las comidas. Muchas veces pensamos que si no cenamos o desayunamos, nos “ahorramos” esas calorías y adelgazaremos. Lo que no sabemos es que esto hace que con el tiempo, nuestro metabolismo se vuelva lento y ahorrador, debido a que el cuerpo se pone en estado de alerta porque no sabe si estará sin alimentos por unas horas o días, lo que hace que todo lo que comas, lo ahorre y guarde en forma de grasa, en lugar de aprovecharlo como energía. Saltarse las comidas también hace que lleguemos con más hambre al siguiente tiempo de comida, provocando que comamos más y con ansiedad.
  3. Hacer más ejercicio. Aunque es cierto que la actividad física es una herramienta que ayuda a perder peso y mantenernos saludables, no nos da permiso de comer lo que deseemos. El 80% de la pérdida de peso se debe a una buena alimentación y solo el 20% corresponde a la actividad física.
Lo más recomendable es llevar una alimentación balanceada, incluyendo todos los grupos de alimentos y que hagas actividad física regularmente. Acude con algún especialista en nutrición y alimentación si deseas llevar a cabo un plan de pérdida de peso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Elige los mejores productos, descifra los ingredientes y etiquetas nutricionales.

Toma las mejores decisiones de alimentación y ten salud y bienestar en tu vida.