Comer fruta por las noches no engorda

Home / sistemma / Comer fruta por las noches no engorda

Comer fruta por las noches no engorda

Muchas personas piensan que solo se debe de comer frutas antes de cierta hora en la tarde, ya que si las comes en la noche “engordan” o “se convierten en grasa”. Esto es un mito.Las frutas contienen principalmente “carbohidratos”, los cuales aportan principalmente energía, para poder llevar a cabo las funciones básicas del organismo y actividades diarias; pero ¿qué pasa cuando comemos carbohidratos después de cierta hora en la tarde? Siempre que comemos cualquier alimento rico en carbohidratos como pan, avena, arroz, cereales de caja, tortilla, fruta, pastas, etc.; se van a convertir en “azúcar” dentro del cuerpo por medio de ciertos procesos bioquímicos y posteriormente en energía. Cuando esta energía, no se ocupa, sin importar la hora en la cual la consumamos, nuestro cuerpo la va a guardar en forma de grasa como reserva. Entonces, si comer una fruta proporciona la misma energía que una tortilla, un pan o cualquier otro carbohidrato, ¿por qué cenamos quesadillas o tacos (que llevan carbohidratos), sin tener miedo a engordar? Lo ideal después de comer cualquier alimento a la hora de la cena es no ir directamente a la cama, ya que al no haber actividad física se acumula la energía mencionada anteriormente. Es mejor cenar temprano y después realizar algunas actividades; recoger la cocina, acomodar el cuarto, etc. Otro factor muy importante cuando comemos fruta en las tardes/noches, es cómo la estamos comiendo y cuánta fruta estamos comiendo. Se puede comer de todo, siempre y cuando nos encontremos sanos y lo comamos con medida; por ejemplo: no es lo mismo comer una manzana y un sándwich que comer toda la pieza de papaya y un sándwich. Toda la pieza de papaya aporta más energía que una pieza de manzana, si queremos comer papaya podríamos comer sólo una taza o una rebanada. Tampoco es conveniente dejar de comer otras cosas para poder cenar un plato grande con muchas frutas diferentes, ya que tanta fructosa (el azúcar de la fruta), va a tener un gran contenido energético, aparte de que no aportaría otros nutrimentos necesarios para llevar una dieta equilibrada. Para que tu cena sea equilibrada, puedes combinar la fruta con yogurt o algún queso como el cottage, ya que estos contienen proteínas y grasas (en poca cantidad); y así estarías incluyendo en  tu comida todos los grupos de nutrimentos. Además, cuando un carbohidrato se combina con proteínas, su valor glucémico (que es la cantidad de azúcar que ese alimento eleva en la sangre) disminuye. Por otro lado, la cantidad de fruta recomendada es de 2-5 raciones por día y hay que considerar que algunas frutas como el mango, la pera o el plátano equivalen a dos raciones de fruta aunque sea sólo una pieza. Si excedes la cantidad recomendada de cualquier grupo de alimentos; ya sea frutas, alimentos de origen animal, cereales, grasas, etc.; tu consumo de calorías aumenta y ganarás peso o “engordarás” aunque no comas fruta por la tarde/noche; por lo que se recomienda que controles las raciones de todos los grupos de alimentos para mantener tu peso o alcanzar tu peso meta. Dejando de lado todo lo anterior, comer frutas tiene muchos beneficios. La fruta tiene un alto contenido de fibra (sobre todo en la cáscara), agua, vitaminas y minerales. La fibra y el contenido de agua te van a dar la misma sensación de saciedad que otros carbohidratos, pero con un menor aporte calórico, además de que te ayudarán a mantenerte hidratado. Además, la sensación de saciedad, provocará que comas menos, mientras que el aporte de vitaminas y minerales te va a ayudar a mantenerte en un buen estado nutricio y por lo tanto de salud. ¡Afronta el miedo de comer fruta por las noches!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Elige los mejores productos, descifra los ingredientes y etiquetas nutricionales.

Toma las mejores decisiones de alimentación y ten salud y bienestar en tu vida.